En su 71º año, la carrera de 24 horas es la cuarta cita de la Blancpain GT Series Endurance Cup, séptima del certamen absoluto y tercera del Intercontinental GT Challenge Powered by Pirelli. La firma italiana desplazará al trazado belga 15.000 neumáticos, la cifra más alta jamás desplazada por la marca para un único evento, en 32 camiones destinados a todas las categorías en liza del fin de semana, que incluyen, además de la cita de resistencia, el certamen francés de GT4 y el Lamborghini Super Trofeo. Un total de 145 personas componen el staff de Pirelli en Spa, que incluye personal de montaje, marketing, logística e ingeniería.

En un único fin de semana, la firma de la P lunga reunirá a la práctica totalidad de su comunidad motorsport. Pirelli contará con un área de montaje de neumáticos en la que se instalarán dos cadenas paralelas que trabajarán sin descanso día y noche. En momentos de máxima capacidad, los montadores entregarán una cubierta cada muy pocos segundos, si bien durante los entrenamientos la carga de trabajo será más reducida.

Ahora bien, el personal de Pirelli no se circunscribirá, en exclusiva, al área de montaje. En los boxes trabajarán un total de 20 ingenieros de pista durante todo el evento para ayudar a los equipos con la configuración de los coches.

Los 7.004 metros de longitud del trazado de la carrera incluyen 19 curvas, entre las que destacan la zona del Eau Rouge-Raidillon, una secuencia izquierda-derecha-izquierda con cima ciega que los pilotos negocian a gran velocidad. Participarán un total de 72 GT3, representantes de once fabricantes distintos. Todos ellos montarán gomas Pirelli, al igual que ya ocurre en la mayoría de sus variantes comerciales.

Pirelli desplazará el P Zero DHD2 para pista seca y el Cinturato WH en caso de lluvia. La meteorología en Spa es famosa por su variabilidad, lo que hará aparecer, con casi total probabilidad, a ambos productos en algún momento durante las 24 horas. El reglamento de la prueba obliga a marcar tres o cuatro sets para uso en clasificación, en función del número de pilotos de cada coche. Los 20 mejores tiempos disputarán una Super Pole, que definirá el orden de las diez primeras filas de parrilla a una sola vuelta con un juego de gomas nuevo extra.