El Mercedes-Benz SLS AMG GT3 número 9 del equipo Black Falcon, calzado con neumáticos Dunlop, consiguió la victoria en las 24 Horas ADAC de Nürburgring (Alemania). Coincidiendo con su 125 aniversario, Dunlop se alzó con el triunfo en una de las pocas competiciones de resistencia en el mundo donde todavía compiten varios fabricantes de neumáticos.

Esta carrera es una de las más importantes para los fabricantes de automóviles y de neumáticos. Dunlop se ha focalizado en el desarrollo de neumáticos que tengan un nivel óptimo de prestaciones sobre mojado y temperaturas frías, y este factor fue clave para alcanzar la victoria en esta competición.

Un total de 210.000 espectadores pudieron presenciar 'in situ' como el tiempo se erigía en uno de los protagonistas principales de una prueba que contó con una parrilla muy variada, formada por 210 coches. La lluvia torrencial marcó la carrera. De hecho, estuvo parada durante gran parte de la noche por la incesante lluvia y la poca visibilidad que había en el 'Infierno Verde'.

Tras la reanudación, los Mercedes SLS AMG GT3 de los equipos Black Falcon y Rowe Racing comenzaron a escalar puestos sobre el asfalto mojado, consiguiendo tiempos por vuelta 20 segundos mejores que el resto. Esto fue posible gracias al excelente rendimiento en mojado de los neumáticos Dunlop, que les dieron la tracción y capacidad de frenado necesarios.

Después de una titánica batalla y numerosos cambios de líder, el Mercedes-Benz SLS AMG GT3 pilotado por Bernd Schneider, Jeroen Bleekemolen, Sean Edwards y Nicki Thiim consiguió alzarse con el triunfo. Es la primera vez que Mercedes Benz logra ganar en las 24 Horas de Nürburgring, reafirmando el contundente triunfo logrado por el mismo equipo en las 24 Horas de Dubai en enero.

El segundo cajón del podio fue para el BMW número 25 BMW, mientras en tercera posición quedó el equipo Rowe Racing con otro Mercedes SLS AMG GT3 calzando Dunlop.