Las matriculaciones de vehículos comerciales ligeros crecieron un 13% en los cinco primeros meses del año con 69.723 unidades. Mayo, en este sentido, registró un incremento del 19,3% y un volumen total de 15.657 unidades.

La tasa de crecimiento de estos vehículos sigue a buen ritmo, pues con este mes suman 35 meses de crecimiento continuado. Sin embargo, todavía no se alcanzan las cifras de antes de la crisis, que rondaban las 90.000 unidades en el mismo periodo del año 2008.

Los vehículos comerciales son un activo muy importante en el desarrollo comercial y laboral para España. Cada vez hay más presencia de estos vehículos en las ciudades a causa del comercio electrónico.

Este nuevo concepto es un impulso para recuperar los volúmenes perdidos en los años de crisis, que afectó de manera muy acentuada en los autónomos, pymes y empresas.

Sin duda, es necesario seguir en esta línea ascendente, ya que a pesar de los buenos resultados, la antigüedad de este tipo de segmento es muy elevada. No podemos olvidar que los vehículos más viejos son los que más contaminan y además son mucho más inseguros que uno nuevo.