Dunlop proporciona los neumáticos en la categoría LMP2 a ocho de los diez participantes de las European Le Mans Series, incluyendo al recientemente incorporado Signatech Alpine.

El fabricante de neumáticos ha designado dos compuestos de seco para cada encuentro y, debido a que el trazado de Imola tiene una superficie de bajo agarre, la nueva cubierta, de compuesto blando, hará su aparición por primera vez en ella.

Además de una nueva construcción y un nuevo perfil trasero, este neumático es un punto más blando que en 2013, lo que le da agarre adicional, pero mantiene al mismo tiempo su durabilidad.

Este neumático, sin duda, podría ser clave para el éxito en Le Mans, por lo que Imola es una buena oportunidad para que los equipos de ELMS que compitan en las 24 Horas, en junio, ganen experiencia con las opciones blandas.

Señalar asimismo que la segunda opción de neumático de seco es un compuesto medio que ya ha contribuido a las victorias de resistencia en Silverstone y Spa este año.

El objetivo de Dunlop este año en resistencia es ofrecer neumáticos a los participantes de la LMP2. No en vano, la naturaleza altamente aerodinámica de los vehículos de esta categoría ayuda a Dunlop a adquirir conocimiento y aplicarlo a otras gamas.

"Es particularmente valiosa para la marca por ser una competición con elección libre de neumáticos y un amplio abanico de combinaciones entre chasis y motores", afirman.