Alrededor de 12 mil toneladas de neumáticos que han sobrevivido al incendio que se declaró el pasado mes de mayo en el vertedero de Seseña, en el que llegaron a acumularse hasta 100 mil tonelas de NFU, han comenzado a ser desalojadas para ser reutilizadas como combustible en edificios públicos de la Junta de Castilla-La Mancha.

Camiones de la empresa pública Tragsa, con la colaboración de la empresa Geacam, comenzaron en la mañana del pasado lunes a retirar las alrededor de 12 mil toneladas, según estimaciones de la Junta de Castilla-La Mancha basándose en imágenes de drones que han sobrevolado el vertedero, y que se transportan a dos plantas especializadas en la gestión de este tipo de residuos en las localidades de Chiloeches (Guadalajara) y Campo de Criptana (Ciudad Real). La de Chiloeches es la más grande y tiene capacidad para tratar 60.000 toneladas, mientras que la de Campo de Criptana es más pequeña, aunque puede tratar hasta 20.000 toneladas.

En estas plantas los neumáticos fuera de uso serán triturados y granulados y se separarán sus elementos textiles del acero. El material textil y de caucho será reciclado como combustible para calderas de edificios públicos de la Junta de Castilla-La Mancha y el acero acabará en fundiciones. Antes de comenzar su traslado, se separan los neumáticos procedentes de vehículos industriales de los de turismos y cada rueda es descontaminada para que salga de Seseña sin polvo contaminante.

En cuanto a las cenizas y acero resultantes de las 88.000 las toneladas de ruedas que si que han ardido, aun no se conoce su destino ni la fórmula para reciclarla y descontaminar los terrenos, aunque la empresa pública Emgrisa está redactando un informe acerca de cómo retirar los demás residuos que quedarán en el vertedero.

El coste de el transporte y al reutilización de los NFU tendrá un coste estimado de alrededor de 4 millones de euros, según datos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, aunque según el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, "estamos trabajando para que este dinero pueda ser imputable al programa europeo FEDER".