Bridgestone EMIA ha anunciado que, debido a la pandemia del COVID-19, sus plantas en toda la cadena de producción europea cerrarán temporalmente o verán reducida su producción.

Tanto la planta de Béthune en Francia como la de Bari en Italia permanecerán cerradas hasta el 6 de abril. Además, las plantas de Bridgestone en Bilbao, Puente San Miguel y Burgos en España, la de Lanklaar en Bélgica, las de Stargard y Poznan en Polonia y la planta de Tatabánya en Hungría se mantendrán en funcionamiento, pero con reducción en su capacidad de producción.

Estos cambios se están realizando para armonizar la oferta de Bridgestone con la demanda prevista en el mercado actual. La compañía tiene el suministro de productos necesario para satisfacer la demanda de los clientes y, por tanto, sus centros de distribución, los almacenes de sus plantas y equipos logísticos continuarán cumpliendo con sus pedidos. La compañía evaluará permanentemente la situación, en función de las necesidades.

En aquellos lugares que continúan en funcionamiento, Bridgestone está tomando las medidas de prevención oportunas de acuerdo con sus protocolos para la prevención de riesgos laborales, siguiendo las directrices y recomendaciones de las autoridades sanitarias en todos sus centros de trabajo. Además, se han puesto en marcha procedimientos y listas de control para garantizar la seguridad en el lugar de trabajo.