Continental ya ha comenzado la producción de los primeros neumáticos destinados al mercado de reemplazo. En marzo de 2019 estarán disponibles 112 referencias para llantas de 13 a 22 pulgadas, con bandas de rodadura entre 145 y 315 milímetros y series 80 a 30. Estos neumáticos han sido aprobados con códigos de velocidad de hasta 300 km/h, correspondientes al índice de velocidad “Y”. Continental ya ha recibido las aprobaciones de 12 fabricantes europeos de vehículos para la instalación en primer equipo del EcoContact 6 en sus subcompactos de gama media.

En comparación con el modelo anterior, el EcoContact 6 es un 20% más duradero y tiene una resistencia al rodamiento un 15% menor. Además, permite una maniobrabilidad más precisa y reduce sus distancias de frenado sobre suelo seco y mojado. El compuesto de sílice ha sido rediseñado para lograr una distribución aún más equilibrada de los componentes químicos, lo que ha dado como resultado una unión aún más fuerte de los polímeros en el compuesto y una menor deformación del neumático mientras se conduce. Esto ha dado lugar a una reducción general muy significativa de la resistencia a la rodadura a la vez que se reduce el consumo de combustible.

Además, se han introducido innovadores añadidos en el compuesto para ayudar a que la huella de contacto se adapte aún mejor a la superficie de la carretera, lo que ha permitido una transmisión más efectiva de las fuerzas de frenado y un buen contacto entre el neumático y la carretera. Esto significa que las ruedas no necesitarán girar tanto y permitirán un mayor kilometraje. Este innovador producto en el compuesto recibe el nombre de GreenChili 2.0.

Dependiendo del tamaño del neumático, los desarrolladores han elegido un dibujo para la banda de rodadura con tres, cuatro o cinco nervaduras. Gracias a esta solución personalizada, el neumático puede ofrecer un buen agarre y una mayor precisión de maniobrabilidad. La proporción adecuada entre costillas y canal ayuda a canalizar el agua hacia las bandas de rodadura cuando se conduce en condiciones de lluvia reduciendo así el riesgo de aquaplaning. Al mismo tiempo, los canales dispersan el agua hacia el exterior, lejos de la huella de contacto logrando un mejor agarre en carreteras mojadas.

Para la conducción sobre carreteras secas, la geometría asimétrica resultante de la banda de rodadura junto con las esquinas redondeadas dota a los elementos individuales durante las curvas de una mayor estabilidad, brindando una conducción más precisa y un mayor agarre. En carreteras mojadas, las laminillas con bordes biselados proporcionan un agarre adicional y proporcionan un drenaje más efectivo para la banda de rodadura.