Continental está invirtiendo en el desarrollo de un simulador de conducción dinámica de última generación para que sus neumáticos premium de la rama de equipos originales sean más eficientes, sostenibles y precisos. La planta de alta tecnología del fabricante Ansible Motion entrará en funcionamiento a mediados de 2022 en el mayor centro europeo de pruebas de neumáticos de Continental, el Contidrom de Wietze, cerca de Hannover (Alemania).

Se trata de un simulador Driver-in-the-loop (DIL) que calcula los parámetros exactos de la dinámica de conducción de los neumáticos y de los respectivos vehículos de pruebas. Gracias a su gran movilidad, el simulador puede proporcionar a los conductores de pruebas de Continental experiencias de conducción subjetivas, al igual que una prueba de neumáticos en una pista real. Estos conductores podrán experimentar las innovaciones en neumáticos en diferentes escenarios de pruebas virtuales y en diversas situaciones de conducción.

El nuevo simulador de conducción aporta ventajas para el desarrollo de neumáticos. Cuando fases importantes en el proceso de desarrollo y las medidas asociadas a las pruebas se trasladan al mundo virtual, se ahorra tiempo, costes y recursos en el mundo real. Por ejemplo, se reduce el esfuerzo logístico de pruebas físicas porque los parámetros más importantes se pueden comprobar en el simulador, ya que incorpora los datos de los diferentes modelos de vehículos para los que se están desarrollando los nuevos neumáticos. Esta información se complementa con los datos de Continental sobre el compuesto de goma, la arquitectura del neumático y el diseño de la banda de rodadura.

Cada ciclo de pruebas realizado en el simulador de conducción, en lugar de carreteras reales, significa una disminución en el uso de neumáticos. La inversión en esta nueva tecnología de pruebas también contribuye a los amplios esfuerzos de sostenibilidad de Continental. “Si nuestros conductores de prueba se sientan en la cabina del simulador en el futuro y menos al volante de un vehículo, se recorrerán alrededor de 100.000 kilómetros menos cada año en carreteras reales o pistas de prueba. También podremos ahorrar unos 10.000 neumáticos de prueba al año”, explica Holger Lange, jefe de desarrollo de neumáticos de pasajeros para el departamento de equipo original de Continental.

Por otro lado, el piloto de pruebas conducirá en el simulador un modelo de neumático muy específico para un tipo de vehículo concreto en todos los ámbitos de aplicación imaginables, en diversas situaciones de conducción y en una amplia variedad de superficies, con resultados fidedignos en una fase temprana del proceso de desarrollo. También podrán testarse todas las variantes de vehículos y de conducción, tanto para turismos como para vehículos comerciales, vehículos eléctricos, híbridos o con motor de combustión. Asimismo, se prevé que las nuevas variantes de materiales también podrán probarse exhaustivamente y optimizarse antes incluso de que se haya fabricado el primer neumático de prueba.

Continental se ha decantado por el Delta S3 de Ansible Motion, lo último en tecnología de simulación, con un mayor espacio de movimiento de cuatro por cuatro metros, una mayor resolución y la capacidad de evaluar con precisión los neumáticos en un mundo virtual. Los ingenieros de Continental podrán simular aceleraciones durante un periodo de tiempo más largo, lo que garantiza experiencias más realistas, como las maniobras de cambio de carril del vehículo, las curvas cerradas y de larga distancia, así como la conducción sobre diferentes superficies.