En octubre de 1959, Pirelli sorprendía a los asistentes al Salón del Automóvil de Turín con el lanzamiento del neumático BS3, que constaba de una carcasa con su propia banda de rodaje pero, a diferencia del resto, no se vulcanizaban conjuntamente, permitiendo con ello un fácil intercambio sin necesidad siquiera de retirar la rueda del automóvil. Con ello se permitía al neumático adaptarse a condiciones de verano o invierno. Este innovador concepto se mantuvo en producción durante bastantes años y es el precursor de la idea del cambio de neumáticos estacional.

El apelativo ‘BS’ refería a ‘battistrada separata’; es decir, banda de rodadura separada. El autor de la patente del Pirelli BS3 es el ingeniero Carlo Barassi, entonces responsable de tecnología en la oficina técnica de Pirelli, precursora del actual Departamento de Investigación y Desarrollo. La idea había surgido unos años antes del ingeniero Giuseppe Lugli, que dirigía el laboratorio de física de la marca. En aquel momento, la mejor manera de afrontar la etapa fría al volante era usar cadenas, pero las dificultades asociadas a este método limitaban a menudo sus ventajas. De hecho, esta técnica deriva de los vehículos agrícolas usados en zonas con abundante barro.

En cuanto a su funcionamiento, la banda de rodadura del BS3 se montaba en tres anillos de idéntico diámetro que la carcasa de la cubierta. A continuación se unían ambas secciones añadiendo presión de aire a la válvula del neumático. Con el cambio de estación, bastaba con retirar la banda y reemplazarla con la más adecuada para las nuevas condiciones meteorológicas. La historia del BS3 está íntimamente ligada a la de otro histórico producto Pirelli, ya que su dibujo se lo prestaba el conocido Cinturato.

Box Pirelli

La llegada del BS3 marcó el comienzo de otra innovación. De la mano de su acuerdo con Autogrill, la conocida red de estaciones de servicio italiana, Pirelli creó un conjunto de talleres específicos en la ‘Autostrada del Sole’, la autopista que cruza Italia de norte a sur. En todos ellos, los técnicos de la marca estaban habilitados para sustituir las bandas de rodadura de los BS3, entre otras, reparaciones ligadas al mundo del neumático.

La innovación introducida por Pirelli con el BS3 también llegó al mundo de los deportes del motor, el laboratorio de pruebas más exigente. El BS3 se utilizó en el Rally de Montecarlo de 1961 con excelentes resultados. Un total de 28 tripulaciones iniciaron la competición con este neumático ‘intercambiable’, y 23 de ellas alcanzaron la meta. El mundo de los rallies también tuvo un papel decisivo en el desarrollo de la primera cubierta específica de invierno de Pirelli, denominada MS35.

Transcurridos sesenta años, la firma italiana cuenta a día de hoy con una completa gama de cubiertas invernales que van desde la Scorpion Winter para SUVs a la P Zero Winter para los modelos de altas prestaciones, pasando por el Cinturato Winter para automóviles compactos y de tamaño medio. Todos estos productos son herederos del mismo genio italiano que alumbró el nacimiento del innovador BS3.