El plan europeo CityHush propone la creación de zonas silenciosas o Q-zones, en la que sólo se permita la circulación de vehículos eléctricos. Se espera que el nivel de ruido disminuya en unos 15 dB, con especial hincapié en los parques situados dentro de estas Q-zones, donde se espera alcanzar una reducción de entre 10-20 decibelios.

El proyecto atenderá a las mejoras en los modelos de medición de ruido interior y exterior, al impacto de los vehículos, los neumáticos y las superficies de las calzadas, además del diseño de construcción y pantallas acústicas. Esto debería traducirse en un menor ruido en el entorno del parque, un mejor ambiente, beneficios adicionales para la salud y un espacio para el ocio más relajante.