El dispositivo de vigilancia y control de neumáticos que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil puso en marcha en Galicia ha finalizado con 8.400 vehículos revisados en dos días, de los que más de seis mil eran turismos, y que produjeron 108 denuncias por cubiertas en mal estado, un 1,2% del total de los controles realizados en las carreteras gallegas.

La campaña consistió en controles intensivos dirigidos a concienciar a los conductores de la importancia de comprobar el estado de las ruedas y cambiarlas, si es necesario, antes de que llegue la época de lluvias, y se realizaron en dos días, jueves y viernes, formulándose 108 denuncias por cubiertas en mal estado. La sanción establecida por circular con ruedas gastadas o con alguna deficiencia es de 200 euros por cada neumático. La mayoría de las inspecciones se realizaron en tramos con riesgo de accidente y que destacan por su elevada siniestralidad.

Aunque ese dispositivo especial ya se ha dado por cerrado, la Guardia Civil recuerda la importancia de realizar un buen mantenimiento de los vehículos y advierte de que los neumáticos son siempre examinados por las patrullas en cualquier control de carretera.