Continental, segundo fabricante de neumáticos europeo, presenta un marcado y constante crecimiento. Parte importante de este incremento en facturación se debe a una fuerte inversión en investigación.

La innovación, sin duda, es parte de la política de desarrollo de Continental, como así lo demuestra su recién premiado proyecto sobre la obtención de caucho natural de la raíz del diente de león, el neumático para vehículos híbridos y eléctricos Conti.eContact o su exclusivo sistema anti pinchazos ContiSeal.

 

La firma colabora en un proyecto galardonado con el Premio Joseph von Fraunhofer para la obtención de caucho natural procedente del diente de león, una planta que necesita pocas exigencias y que permite su cultivo en muy diversas zonas del planeta.

Parte de este proyecto se basa en modificar estas plantas para que produzcan más cantidad de caucho y, hasta el momento, ya se ha conseguido duplicar su producción.

Las pruebas realizadas con neumáticos fabricados con caucho procedente de diente de león han sido un éxito. Si finalmente se llega a incorporar este caucho en la producción en serie significaría un gran avance en ecología y un paso más hacia la movilidad sostenible.

Se trata de caucho natural, no sintético, y gracias a que el diente de león se podría cultivar en zonas muy cercanas a las fábricas de Continental, las rutas de transporte serían menores, lo que reduciría las emisiones de CO2 en el proceso de fabricación de los neumáticos.

Por otra parte, Continental propone un neumático para cada vehículo y no se conforma sólo con los generalistas. La fábrica de Sarreguemines, en Francia, es la encargada de fabricar para todo el mundo el nuevo Conti.eContact, un neumático diseñado y desarrollado específicamente para los requisitos concretos de los vehículos híbridos y eléctricos.

Originalmente su aplicación era exclusiva para vehículos con motorización eléctrica, pero el pasado año Continental modificó este neumático para ampliar su utilización también a coches híbridos.

Su calificación A/A en la etiqueta europea no es casual: este neumático proporciona una resistencia a la rodadura muy baja sin descuidar aspectos tan importantes como la maniobrabilidad y el agarre tanto en seco como en mojado, puntos en los que se encuentra al mismo nivel que otros neumáticos Continental no específicos para híbridos o eléctricos.

Este neumático incorpora chile verde en su composición, lo que reduce la resistencia a la rodadura. También se ha estudiado la deformación del neumático y su aerodinámica para disminuir las turbulencias, así como la reducción del ruido de rodadura y la evacuación rápida del agua gracias a sus laminillas Hydro-sipes, que le han servido para hacerse con la calificación A en agarre sobre mojado.

Finalmente, en busca de una movilidad extendida Continental ha desarrollado la tecnología exclusiva ContiSeal, que es capaz de evitar fugas de aire por pinchazos producidos por objetos de hasta 5 mm de diámetro.

Una capa de sellador aplicada después de la vulcanización se encarga de sellar la posible fuga. Esta tecnología no influye en el confort ni en la resistencia a la rodadura y los neumáticos que la incorporan no necesitan llantas especiales.