El aumento del turismo ha sido uno de los causantes del aumento de la proliferación de talleres ilegales de reparación y venta de vehículos en Ibiza este verano, pero también la escasez de medios y efectos para su control y sanción por parte de la Administración. Según informa El Periódico de Ibiza, la Asociación de Talleres Libres, Recambios y Afines de Pimeef alerta también de otra tendencia perjudicial para los intereses de talleres y concesionarios: la venta por parte de empresas de alquiler del excedente de coches que han traído este año a la isla.

En palabras de Miguel Ángel Escandell, presidente de la asociación, ciertas compañías “están aprovechando la isla para sacar vehículos a la calle que luego revenderán. Mezclan el alquiler con la venta y es un negocio. Estamos pagando el pato”, señala el responsable, para añadir que el parque móvil de la isla “es demasiado grande y lo estamos sufriendo”.

Desde la entidad se está luchando contra el intrusismo en el sector y, junto a las policías locales, “se han tomado medidas cerrando talleres ilegales, algunos de ellos en Sant Antoni”. En cuanto a la venta ilegal de coches, Escandell declara que es más difícil el control y hay pocos detectados. “De acuerdo con los ayuntamientos se intenta denunciar, pero nosotros perseguimos lo que son talleres, no a particulares que ponen su coche en venta en la calle con un número de teléfono y que, por desconocimiento, no saben que no está permitido y les pueden multar.