El 45 % de los neumáticos que circula por nuestras carreteras tiene más de cinco años de vida, señala un estudio realizado por el Centro de Desarrollo e Innovación de Confortauto en más de 100 talleres especialistas.

El CDI advierte que la antigüedad de los neumáticos también puede afectar a la seguridad de éstos en carretera, además de su presión de inflado, desgaste o correcta alineación.

Además, el informe refleja datos preocupantes, como que más del 6 % de los vehículos tiene neumáticos con más de diez años de vida. Esto implica que, según el parque automovilístico español (unos 20 millones de vehículos), alrededor de un millón de coches llevarían los neumáticos con una antigüedad que el CDI cifra como definitiva para garantizar su seguridad al volante.

Un neumático no tiene una fecha de caducidad establecida, pues depende de su situación. No es lo mismo que una rueda esté almacenada en un lugar seco, cubierto y en posición vertical, que expuesta a elementos como el sol, la lluvia o el salitre.

Estas situaciones merman sus principales características, como la elasticidad y, por consecuencia, su agarre a la carretera. Por ello, el CDI de Confortauto recomienda no alargar la vida del neumático más de cinco años montado en el vehículo y establece como fecha límite de seguridad los diez años.

El conductor suele guiarse por la profundidad del mismo, ignorando que el neumático tiene una serie de compuestos que se degradan no sólo por su uso sino también por otras circunstancias. La recomendación de Confortauto es pasar por un centro especialista para controlar periódicamente los neumáticos y asegurarse de que siguen siendo idóneos para su uso, incluyendo el neumático de repuesto.