Las cubiertas Eco-2 de Nankang, distribuidos en nuestro país en exclusiva por Grupo Andrés, acaba de conseguir la certificación TUV-SUD, que contrasta su eficacia en las situaciones más extremas.

En este sentido, las pruebas del organismo alemán han confirmado que la distancia de frenado de un turismo medio equipado con Nankang se recorta hasta en un 12% sobre asfalto mojado con respecto a un buen neumático convencional cuando avanza a 70 km/h.

Ese efecto se confirma, igualmente, en asfalto seco. Las diferentes pruebas han demostrado que un turismo medio calzado con Eco-2 necesita únicamente 21 metros para detenerse en una frenada de emergencia a 70 km/h, mientras que el provisto de neumáticos convencionales se va hasta 22,5 metros.

La singularidad de los Eco-2 de Nankang son las partículas de sílice presentes en las mezclas especiales de caucho sintético, que actúan como las "uñas de un felino" en contacto con el asfalto.

Es la característica que marca la diferencia entre neumáticos ecológicos y convencionales. Dichas partículas mejoran el agarre en todas las circunstancias, incluso con piso muy mojado, al tiempo que reducen el desgaste de la cubierta.

Los neumáticos ecológicos más recientes, que combinan sílice y nuevos compuestos de caucho sintético, exigen menos impulso mecánico para avanzar que los neumáticos convencionales.

El turismo que se mueve sobre cuatro neumáticos ecológicos del tipo Nankang Eco-2 fuerza menos su motor, lo que rebaja el consumo entre un 3,9-4,7%.

"El ahorro en gasóleo llega a superar los 200 euros cada 30.000 kilómetros, confirmando la rentabilidad de la inversión en cubiertas ecológicas", afirma Eduardo Salazar, director general de Grupo Andrés.