Grupo Baldajos cuenta con 13 talleres First Stop y una planta propia de neumáticos recauchutados de camión y autocar. En una entrevista concedida al diario El Comercio de Avilés, su gerente, Alejandro Díaz, destaca que más de la mitad de los vehículos circulan con los neumáticos desgastados o con una presión muy inferior a la establecida por el fabricante. “Los errores más comunes son no revisar las presiones y su estado general, y prolongar su vida hasta extremos a los que no se debe llegar”, declara.

El gerente de Vulcanizados Baldajos, Premio Nacional Joven Empresario del año 2012, cree que cada vez hay más conciencia de la importancia de tener unos neumáticos en buen estado. En este sentido, la campaña estival de control de neumáticos que realiza la Guardia Civil es, en su opinión, uno de los factores que contribuye a concienciar de su importancia y a reducir los índices de siniestralidad. “Hay estudios que indican que más de la mitad de los accidentes por fallo mecánico están directamente relacionados con el estado de los neumáticos”, afirma el responsable.

Alejandro Díaz también insta a cambiar los neumáticos cada cinco años a lo sumo, “siempre y cuando no muestren antes síntomas de desgaste”, y en centros especializados. “También hay que tener presente que siempre hay que cambiar los de un mismo eje a la vez y que es muy recomendable rotarlos, intercambiar los delanteros y los traseros, más o menos a la mitad de su vida útil”.

En cuanto a kilometraje de referencia, el gerente de la empresa de Avilés explica que varía mucho en función del vehículo y la conducción, “pero podría estimarse que la vida útil oscila entre 30.000 y 40.000 kilómetros”. Y respecto a su fecha de caducidad, “todos los neumáticos tienen en un costado cuatro dígitos que reflejan la fecha de fabricación, los dos últimos el año y los dos primeros la semana. Aunque conserven el dibujo, en ningún caso resulta conveniente rodar con ellos más de cinco años a contar desde el momento en que se montaron”.

Un avance muy importante para la seguridad es, de acuerdo a Alejandro Díaz, es el aumento de la demanda de neumáticos de invierno. “Son muy aconsejables, y no sólo en situaciones de nieve, también de agua”, señala el gerente, que también diferencia entre neumático recauchutado y de segunda mano. “Son dos conceptos totalmente diferentes y no hay que confudirse, no tienen nada que ver”.

Por un lado, explica que “el recauchutado nace de un neumático gastado que se renueva mediante un exigente proceso de fabricación que incorpora, entre otras cosas, una nueva banda de rodadura y le confiere una segunda vida útil. El resultado es un neumático fiable a un precio más económico, aproximadamente un 30% menos que uno nuevo, y la duración es similar”. En cambio, los neumáticos de segunda mano no recibe ningún tratamiento de este tipo. “Nosotros ni siquiera los ofrecemos y los desaconsejamos rotundamente”.

En cuanto a los neumáticos chinos, Alejandro Díaz indica que “es una alternativa económica pero indudablemente de peor calidad. La adherencia y las garantías no son las mismas, y cuando se habla de neumáticos lo primordial debe ser siempre la seguridad. Personalmente recomiendo cualquier línea de los productos que sacan al mercado las marcas premium”.