La pieza clave de la tecnología RFID es un diminuto chip de 1 cm., que se incorpora al neumático en la cadena de montaje y se programa con un código único que identifica al modelo. Se proporciona así una lectura automática para conocer el tamaño y tipo de neumático y código de identificación.