La circulación durante los meses de invierno, con temperaturas bajas, lluvia, nieve o hielo, es muy peligrosa. Recordemos que a menos de 7ºC disminuye sensiblemente la adherencia de los neumáticos en el piso, aumentando el riesgo de accidente en plena frenada o al tomar un curva.

Para evitar este peligro (un 38 % mayor), cada vez más usuarios españoles instalan en sus vehículos los neumáticos de invierno, que por ejemplo precisan cinco metros menos que una cubierta convencional para detener un turismo por completo al frenar a fondo sobre piso mojado.

Grupo Andrés, destacado distribuidor independiente, recomienda para el frío los neumáticos Nankang SV, puestas a punto en pistas invernales y en las situaciones más adversas de nieve y hielo. Su compuesto de goma específico proporciona flexibilidad extrema al conjunto en ambientes fríos, multiplicando el agarre de unas bandas de rodadura con diseño muy agresivo.