El Principado de Andorra, después de un cambio en su legislación, permite ahora la comercialización de neumáticos recauchutados en su territorio, aunque no la utilización de los mismos en vehículos M1 (turismo).
Tras las gestiones realizadas por la Asociación Española de Neumáticos Reciclados para el levantamiento de esta prohibición, el gobierno andorrano por fin ha modificado su ley, que ahora faculta el uso de neumáticos recauchutados en todo tipo de vehículos.

Los fabricantes de neumáticos homologan sus productos en función de los vehículos que calzarán. Recordemos, en este sentido, que la homologación es responsabilidad del Estado en el que se fabrican y está controlada por sus organismos acreditados. Dicha homologación permite al fabricante identificar el neumático con la contraseña nacional.

El neumático usado, es decir, el que ha acabado su vida útil, pierde la homologación y este subproducto se destruye, recicla o revaloriza. Con su revalorización (recauchutado) un empresario que no es fabricante de neumáticos, mediante un proceso industrial, transforma la cubierta.

Este neumático reelaborado, que lleva inscritas sobre el flanco los datos originales con los que fue homologado, debe incorporar también la mención "renovable", así como la fecha de su recauchutado. De este modo, el neumático reelaborado pasa a ser un producto certificado por la empresa que lo ha recauchutado. En ningún caso lo está por el Estado en el que se ha recauchutado.

Si el neumático reelaborado se fabrica según una norma europea (la EN) puede ser comercializado en todo el espacio económico europeo. En España se fabrica y se certifica el neumático reelaborado a través de la norma UNE, de uso exclusivo en el Estado español.

Por su parte, la Ley de Seguridad e Calidad Industrial vigente en Andorra únicamente permite la importación de productos industriales que dispongan del marcaje CE, aquellos que cumplen con la normativa europea.

No obstante, se pueden importar productos industriales que, aunque no cuenten con la norma EN, sí tengan una nacional, siempre que estén motivados por una innovación tecnológica. Obviamente, estas normas deben garantizar la seguridad y calidad del producto "en defensa de las personas, bienes, animales y medio ambiente".

En el caso de los neumáticos recauchutados, la mejora del proceso industrial - que ha supuesto pasar de recauchutar en frío a hacerlo en caliente - representa una innovación tecnológica, con el apoyo de una normativa técnica UNE y el obligado cumplimiento de los reglamentos CEPE/ONU 109 y 108.

La Ley de Seguridad y Calidad Industrial prevé este supuesto. Así, Andorra debe mantener su responsabilidad ante la seguridad de los usuarios y de terceros países, teniendo el control de los diversos importadores y fabricantes, además de los procesos de fabricación.

Recalcar que es una práctica habitual la venta y colocación de estos neumáticos en vehículos de terceros países que visitan el Principado de Andorra.

Por tanto, la importación, venta y montaje de los neumáticos recauchutados no están prohibidos en territorio andorrano, pues se entiende que tienen todas las garantías de calidad, integridad y prestaciones.