Las exigencias de la etiqueta europea (Reglamento 117) no se aplican a los neumáticos recauchutados. Por ello, ha nacido el proyecto Retyre, con el objetivo de demostrar que el recauchutado cumple con las exigencias de la etiqueta europea, que son comparables a los neumáticos nuevos en términos medioambientales y de seguridad y desarrollar una herramienta que permita al recauchutador independiente certificar su gama de neumáticos sin acudir a costosos test de evaluación. En el proyecto participan diversas asociaciones -entre ellas la AER y la europea Bipaver- y empresas como Insa Turbo.

 

El sector del recauchutado en Europa lo componen más de 440 compañías, de las cuales un 95% son pymes, que emplean a 18.000 personas y que posibilitan, por ejemplo, que la mitad de los camiones en el Viejo Continente circulen con cubiertas recauchutadas.
Los resultados de Retyre verán la luz en la segunda mitad de 2014.