Tratamiento Neumáticos Usados (TNU), el sistema integrado de gestión de neumáticos fuera de uso, fue uno de los firmantes en 2017 del Pacto por una Economía Circular, y participante activo del mismo, comprometiéndose a impulsar la transición hacia un nuevo modelo de economía circular. Esta iniciativa impulsada por los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y Economía, Industria y Competitividad, tenía como objeto implicar a los principales agentes económicos y sociales de España en esta transición hacia un futuro sostenible.

La Estrategia “España Circular 2030” marca objetivos para esta década que permitirán reducir en un 30% el consumo nacional de materiales y recortar un 15% la generación de residuos respecto a 2010 para lograr una economía sostenible, descarbonizada, eficiente en el uso de los recursos y competitiva.

Este proyecto pretende ser palanca para la recuperación económica tras la crisis sanitaria del Covid-19. Junto a ella, también se encuentra el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, propuesta que busca mejorar la gestión de residuos, entre ellos los NFU, con el fin de contribuir al cuidado de nuestro entorno, generar empleo “verde”, así como potenciar el I+D+i y la creatividad para promover tanto el reciclaje como el diseño de productos ecoeficientes y duraderos, para acabar con la obsolescencia programada.

“El neumático es un producto clave para el desarrollo de la economía circular, puesto que una gestión adecuada de los NFU hace posible que éstos tengan una segunda vida a través del renovado, la valorización y la reutilización de sus componentes, favoreciendo la prevención de generación de residuos y la obtención de materias primas secundarias derivadas del caucho y el acero”. Según afirman desde TNU, “luchar eficazmente contra el fraude en este tipo de flujos de residuos, evitando los acopios incontrolados es de gran importancia para evitar problemas de contaminación ambiental derivados de vertederos ilegales, como el caso de Seseña”.

En esta transición de modelo económico es importante el papel de entidades como TNU, empresa sin ánimo de lucro especializada en la gestión, tratamiento y valorización de los NFU, que fomenta el reciclaje y recuperación de los neumáticos usados, donde el I+D+i juega un papel cada vez más importante a través de diferentes métodos de valorización como la Trituración criogénica y mecánica, o la renovación de neumáticos, energía eléctrica, Pirólisis, etc.

La Comisión Europea señala que la Economía Circular no sólo tendrá beneficios ambientales asociados a la correcta gestión de los residuos, a la protección del suelo, de las aguas, del aire, o del clima, sino que proporcionará beneficios económicos y sociales asociados. Se prevé un ahorro en materias primas por parte de la industria de 600.000 millones de euros (un 8% de la facturación anual de la UE en 2015) y se estima que la creación de empleo represente en torno a 580.000 nuevos puestos de trabajo asociados al nuevo modelo, de los cuales un 30% está asociado al pleno cumplimiento de la normativa comunitaria en materia de residuos, pero también asociados a la eco-innovación.