Hankook equipa como equipo original al nuevo Audi SQ8 TDI, que destaca especialmente por su deportividad: un motor de 435 CV con tracción integral Quattro permanente y un par máximo de 900 Newton metros, acelera el vehículo de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos. La combinación de cupé, coche deportivo y SUV con los elementos de diseño característicos de la serie Q8, como la parrilla de diseño octogonal, se completa con los neumáticos de equipo original de Hankook en dimensiones de 21 ó 22 pulgadas.

Para este SUV se utilizan dos líneas de neumáticos Hankook: el neumático de alto rendimiento para verano Ventus S1 evo 3 SUV y el neumático Winter i*cept evo 2 SUV, en 285/45 R21 113 Y XL y V XL, respectivamente. En el futuro, le seguirá una dimensión de neumático de verano de 22 pulgadas (Hankook Ventus S1 evo 3 SUV en 285/40 R22).

El requisito principal en el proceso de desarrollo fue el diseño de los neumáticos. Según explica el ingeniero Klaus Krause, director del Centro Europeo de Investigación y Desarrollo de Hankook, “al igual que el Audi Q8, el Audi SQ8 TDI, como vehículo SUV de gran tamaño, generalmente tiene una mayor carga que garantiza la combinación con las posibles altas velocidades. La durabilidad de la fabricación del neumático fue, por supuesto, particularmente importante. Además, prestamos especial atención a los atributos requeridos de los vehículos, tanto en condiciones húmedas como secas”.

Por otro lado, el Ventus S1 evo 3 está construido con “envoltorio de perlas”, un material especial de nailon en el área del flanco lateral, que aumenta la resistencia de la pared lateral. La carcasa de dos capas y el uso de un material compuesto de aramida reducen el incremento no deseado de la circunferencia de desbobinado a velocidades altas o muy altas (más de 300 km/h) hasta en un 60% en comparación con los materiales utilizados anteriormente. Esto proporciona al neumático una estabilidad de conducción muy mejorada y una vida útil más larga debido a la menor generación de calor y, por lo tanto, mantiene un nivel de agarre elevado y constante, incluso en un rango de temperaturas muy amplio. Las prestaciones dinámicas deportivas, tanto en seco como en mojado, están garantizadas por un compuesto especial de la banda de rodadura que utiliza resinas naturales de alto rendimiento.