General Tire apuesta por la seguridad en el vehículo mediante Snow Grabber Plus, un neumático de invierno sin clavos diseñado para vehículos SUV y 4x4, lo que proporciona una mayor seguridad cuando se conduce a temperaturas inferiores a 7º, en nieve y hielo. Además, ha sido desarrollado teniendo en cuenta los requisitos europeos para neumáticos, con los símbolos Alpine y M&S.

Este último modelo lleva incorporada la tecnología TracGen y DuraGen, desarrollada exclusivamente por General Tire. TracGen ofrece la máxima tracción en invierno, con surcos que otorgan mayor control y agarre adicional. Los Jagged Groove Walls proporcionan un área de contacto más amplia, lo que se traduce en distancias de frenado más cortas sobre la nieve. Por otra parte, DuraGen es garantía de un neumático duradero, con un diseño optimizado y que proporciona un kilometraje extra.

General Tire Snow Grabber Plus 2

En palabras de Matthias Bartz, Business Development Manager de General Tire, “tan pronto como la temperatura desciende por debajo de los 7 grados, el rendimiento de los neumáticos de verano ya no es el adecuado, por eso es necesario cambiar a neumáticos de invierno. Nuestros expertos han desarrollado Snow Grabber Plus para un rendimiento excepcional en nieve y hielo, que es lo que necesitan los conductores de 4x4. Estos neumáticos le llevarán a cualquier parte, incluso en las peores condiciones invernales, lo que demuestra que el invierno no es rival para los conductores de este tipo de vehículos".

Con motivo del lanzamiento de este neumático, General Tire ha preparado algunos consejos para la conducción en invierno con el objetivo de ayudar a mantener a todo el mundo seguro en carretera. Así, antes de arrancar, la empresa recomienda:

  • Comprobar los neumáticos y reemplazarlos si es necesario. El límite de profundidad de los neumáticos es de 1,6 mm, pero, según los expertos en seguridad de General Tire, es recomendable una profundidad de 3 mm. en superficies húmedas. En condiciones invernales, la profundidad recomendada es de mínimo 4 mm. y en algunos países es incluso obligatoria.
  • Comprobar la presión de los neumáticos antes de un viaje largo o cada dos semanas. Los neumáticos que no están correctamente inflados pueden tener consecuencias para el manejo del vehículo y el desgaste del propio neumático.
  • Comprobar si los neumáticos tienen un desgaste irregular. Un neumático desgastado puede ser señal de que hay algún problema más serio o, en el peor de los casos, podría haber un problema con componentes desgastados o dañados en el mecanismo de dirección o suspensión.
  • Cada vez que uno de los neumáticos es reemplazado o reparado, se debe colocar una nueva válvula. El mecánico en principio lo hará, pero siempre es conveniente confirmarlo antes de montar el nuevo neumático.
  • Antes de salir de viaje, comprobar que la batería está completamente cargada, que todas las luces funcionan y que las bombillas han sido revisadas.