Norauto, Fundación Valora y la Federación Española de Familias Numerosas ponían en marcha en octubre de 2017 una campaña de recogida de sistemas de retención infantil, gracias a la cual numerosas familias con menos recursos pueden contar con una sillita de coche segura y adecuada a la altura y peso de sus menores.

Para ello, Norauto ha ofrecido un 15% de descuento a los clientes que han entregado un sistema de retención infantil en buenas condiciones. Tras la recogida, técnicos de la cadena de mantenimiento se encargaban de revisar que, efectivamente, estos sistemas de retención infantil recogidos se encontraban en buen estado para ser entregados a estas dos organizaciones, y que las familias sin recursos también tengan garantía de seguridad de sus pequeños en los desplazamientos en coche.

 

Las Asociaciones de Familias Numerosas se han encargado de recoger el material en los centros de Norauto, para canalizarlo después a las familias que lo puedan necesitar. A pesar de su obligatoriedad, muchos niños no cuentan con este dispositivo y muchos de ellos llevan un SRI inadecuado a su altura y peso por no poder adquirir uno nuevo. Y es que casi el 40% de la población infantil vive por debajo del umbral de la pobreza, según datos de Unicef.

Los sistemas de retención infantil reducen en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones en caso de sufrir un accidente de tráfico. Además de por su seguridad, la normativa obliga a que los niños menores y con estatura igual o inferior a 135 cm viajen con un SRI homologado y adaptado a su talla y peso. En 2016, tres de los 18 niños fallecidos menores de 12 años que viajaban en turismo o en furgoneta no utilizaban sistema de retención infantil ni cinturón. Tampoco lo hacían seis de los 81 heridos hospitalizados, ni 37 de los 3.484 heridos no hospitalizados, según datos de la DGT.

En este sentido, desde Norauto se hace hincapié en la importancia de que los niños vayan en una sillita de coche o alzador, según peso y altura, tanto en los desplazamientos largos como de corto recorrido. Igualmente, se recuerda la necesidad de que la sillita esté debidamente homologada, ya sea por la R44-04 o la R-129, ya que ambas normativas están actualmente en vigor. Además, hay que revisar con periodicidad que el niño está viajando con la sillita adecuada a su altura y peso. Para ello, basta con conocer o consultar los límites máximos de peso o altura que recomienda el fabricante de la sillita.