Desde Rodi recomiendan a todos los conductores la realización de un chequeo general del automóvil ante la caída de las temperaturas donde se revisen los puntos de seguridad más importantes para garantizar el buen estado del automóvil. Según datos de la DGT, la temporada de invierno concentra el 31% de los fallecidos en accidentes de tráfico del año.

La batería es el componente al que más afectan las averías cuando desciende la temperatura. Este componente se encarga de alimentar los sistemas electrónicos del vehículo y su fallo provocará la imposibilidad de arrancar el motor del coche. Antes de que caigan las temperaturas, Rodi aconseja comprobar con el equipo de diagnóstico adecuado el estado de la batería y su capacidad de recargar.

Además, y cuando las temperaturas descienden por debajo de los 7º C, los neumáticos de verano pierden adherencia. Por este motivo, la enseña aconseja el uso de neumáticos de invierno que mejoran el agarre, la direccionalidad del coche y recortan la distancia de frenado. Asimismo, cuentan con la gran ventaja de ser una alternativa legal a las cadenas.

neumaticos invierno rodi motor services

Durante la puesta a punto también se debe comprobar el estado del líquido refrigerante, que se encarga de regular la temperatura del motor y es el responsable del buen funcionamiento de la calefacción. Este líquido, con el paso del tiempo, pierde parte de sus propiedades, por lo que es aconsejable revisarlo anualmente y sustituirlo una vez cada dos años o cada 40.000 kilómetros.

Finalmente, se debe prestar atención a las escobillas y líquido limpiaparabrisas. Este sistema de limpieza tiene como principal función disolver la suciedad y aumentar la visibilidad, que resultará fundamental durante días de lluvia, nieve o en presencia de escarcha.