Tratamiento Neumáticos Usados, (TNU), con motivo del "Día Mundial del Medio Ambiente" que se celebra el lunes 5 de junio, aboga por el reciclado de neumáticos usados por medio de su reutilización, ya que se aporta de esta manera un importante ahorro ecológico a la sociedad.

Desde el inicio de su actividad en 2006, TNU ha contribuido a dar una segunda vida a los neumáticos usados, operación que se puede realizar a través de múltiples reutilizaciones: las suelas de los zapatos posiblemente estén fabricadas a partir de polvo de neumáticos fuera de uso, de la misma forma que la manguera con la que se riega el jardín o los guantes para fregar.

Los neumáticos pueden ser renovados, siendo ésta la opción más ecológica, pero también la carretera por la que se circula y las pastillas de freno pueden tener su origen en los neumáticos fuera de uso, de la misma forma que los aislantes acústicos que aíslan las casas de los ruidos incesantes del tráfico diario. Lo mismo ocurre con el césped artificial, ya que el campo está asentado sobre granulado de neumático, que dota a las instalaciones de un mayor confort y seguridad durante el juego y una considerable reducción del consumo de agua, sobre todo si tenemos en cuenta lo árido del clima de nuestro país.

Además, la goma de los neumáticos, una vez triturada, cumple también perfectamente para la creación de superficies de tartanes de atletismo, así como las chanclas para la ducha posterior al ejercicio, o las zonas de juegos infantiles, cuyos suelos de seguridad están elaborados con granulado a base de neumáticos usados, que los protegen de caídas y golpes. Po último, los cubiertos, de acero inoxidable, pueden tener su origen en el acero extraído de carcasas de neumáticos de camión, ya que su acero tiene una gran calidad y son utilizados en la industria siderúrgica.

Además, en un futuro próximo, incluso las protecciones en caso de accidente y los guardarraíles que salvan vidas a motoristas estarán fabricadas a partir de mezclas de caucho.

Así el neumático reciclado está más presente de lo que creemos en nuestro día a día, en la denominada Economía Circular (en la que su objetivo es reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos vírgenes), además de cumplir con el Real Decreto 1619/2005 por el que se regula, obligatoriamente, el reciclado de neumáticos fuera de uso, aprovechando al máximo todos sus componentes (caucho, metal, tejidos, etc.).