La industria automoción de Brasil se mantuvo estancada en mayo, con ventas y producción muy por debajo de los niveles del mismo mes del 2013, debido a una demanda débil, inventarios altos y la eliminación de los estímulos por parte del Gobierno.

Así, la producción de vehículos creció un 1,9%, mientras que las ventas se mantuvieron planas respecto a abril, informó la asociación del sector automotriz Anfavea.

En comparación con mayo de 2013, la producción de autos bajó un 18%, al tiempo que las ventas descendieron un 7,2%.

Las compañías globales, cuyas plantas en Brasil representan una quinta parte de la producción industrial local, deben lidiar con un exceso de capacidad y una bajada en la confianza del consumidor. Remarcar asimismo que el empleo en el sector ha caído un 2,8%.

La producción de vehículos hasta mayo de este año también ha disminuido, en este caso un 13,3% en comparación con los cinco primeros meses de 2013, y las ventas acumuladas en el periodo muestran una baja de un 7,2%.

El Gobierno descarta por el momento las medidas planeadas para impulsar el crédito para la compra de coches.

Indicar que Brasil es el cuarto mercado automotor del mundo, además de una base de operaciones clave para Fiat SpA, Volkswagen AG, General Motors y Ford.