Las ventas de vehículos en Estados Unidos crecieron nuevamente en abril, lo que incrementará la proyección de cierre de año en el mercado referencia mundial. Pese a ello, algunos expertos advierten que el ciclo de crecimiento podría estar llegando a su final.

General Motors estima que el ejercicio cerrará con 17,6 millones de unidades. Sin duda, la industria estadounidense se dirige de nuevo hacia un record histórico, que ya sobrepasó el año pasado.

Muchos analistas de Wall Street consideran que el mercado de automoción del país está cerca de llegar a su pico cíclico, por lo que lo esperable es que empiece a mostrar cierta debilidad.

En este sentido, la caída de GM el pasado mes parece mostrar esta tendencia, aunque sus ventas en el canal retail crecieron un 3%. En concreto, sus matriculaciones cayeron un 3,5% en abril, más de lo que los analistas esperaban.

Mientras, los SUVs y crossovers continúan impulsando las matriculaciones, con modelos como el Honda CR-V y el Ford Escape liderando en popularidad.

Algunos fabricantes apuntan que la demanda se mantiene fuerte. Ford, por ejemplo, ha completado su mejor mes de abril de la década en el canal de particulares, y Honda su mejor abril de la historia.