El número de propietarios de coches en Japón ha caído hasta alcanzar los niveles más bajos de las dos últimas décadas. Según la Automobile Inspection & Registration Information Association, en marzo de este año había tan sólo 1,06 coches por núcleo familiar, la tasa más baja desde 1999 y por debajo del máximo de 1,12 coches de 2006. Tokio, con 3,1 millones de coches registrados, tenía la tercera tasa más elevada de las 47 prefecturas japonesas, por detrás de Aichi y Saitama.

El bajo índice de propietarios de coches en Tokio se debe, en parte, a la eficiencia de su transporte público, recoge una información del diario Expansión que cita al Financial Times. Los atascos hacen que la adquisición de un coche resulte menos atractiva, aunque la normativa japonesa también es otro elemento disuasorio, ya que dictamina que los conductores deben demostrar que tienen dónde aparcar su coche antes de poder comprar uno.

Trevor Mann, director de operaciones de Mitsubishi Motors, cree que la tendencia a la baja entre los jóvenes a comprar un coche es más evidente en Japón porque es un país cuya población envejece rápidamente, lo que le diferencia de otros países. Sin embargo, Mann señala que la congestión del tráfico y la facilidad de viajar en transporte público en Tokio se pueden extrapolar a otras ciudades, donde cada vez son menos los jóvenes que tienen coche.

Mitsubishi, que mantiene alianzas estratégicas con socios como Renault y Nissan, también centra su atención en el crecimiento potencial del alquiler y uso del coche compartido. “Estamos analizando la situación de cerca no sólo como compañía, sino también como socio, ya que invertimos en este sector”, añade Mann.

Por su parte, los proveedores de servicios de uso compartido de coches, como Park24, ya han demostrado su éxito en ciudades como Tokio, ofreciendo a los usuarios registrados la posibilidad de alquilar coches de su flota durante 15 minutos. La compañía, que ofrece este servicio junto a su tradicional negocio de estacionamiento, tenía más de 888.850 usuarios en su aplicación de uso compartido de coches a finales del pasado septiembre.