La llegada de nuevas plantas productoras de vehículos en México provocará la existencia de nuevas fábricas de recambios y componentes y un incremento en los volúmenes de producción de las ya establecidas, como es el caso de Continental.

La firma cuenta con diez plantas productoras en México, dos de ellas ubicadas en Silao (Guanajuato). La primera factura 120 millones de euros anuales, mientras la otra 200, desveló Antonio Rodríguez, director general de Continental de las divisiones de Chasis y Seguridad.

"Alrededor de un 98% se destina al mercado original, es decir, a los fabricantes de vehículos. Y de toda esta producción, el 85% va a exportación", apuntó el dirigente.

Las dos plantas de Continental en Guadalajara están especializadas en la fabricación de interiores de vehículos y tableros, con una facturación de 1.500 millones de euros al año. Allí también producen, obviamente, neumáticos, además de sistemas de frenos ABS, sensores de motor, sensores electrónicos para las transmisiones,...

Las diez fábricas de Continental en el país azteca generan 18.000 empleos directos, aunque las nuevas operaciones de Honda y Mazda en Guanajuato incrementarán el número de trabajadores en unos 800.

Recordemos, del mismo modo, que en México se encuentra el Centro Financiero de Continental para toda la región de Norteamérica. Por esa razón, durante la última década la compañía invirtió en México 50 millones de euros.

Continental produjo el pasado año en México 36 millones de sensores, pese a que la meta es alcanzar los 50 millones en 2018, al contar con clientes como Mazda, Chrysler, General Motors, Honda y Ford.

Además, el grupo está en proceso de ser proveedor de la nueva planta de Audi en Puebla para producir los sensores de baterías, indicó Rodríguez.