Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), expuso que dentro del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) se debe garantizar en la Cuenca del Pacífico una regla de contenido de 50% para los vehículos y un porcentaje cercano para los recambios.

 

Comentó seguidamente que la finalidad es asegurar que los principales beneficiados del acuerdo sean países miembros.

México busca que los términos se asemejen a lo que estipula el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que demanda un contenido de 62.5% con Canadá y Estados Unidos. Pero los países asiáticos quieren más flexibilidad, porque utilizan un parámetro vinculado al coste de los vehículos, dijo un funcionario que participa en la negociación.

"Se trata de una regla de origen más baja, que permitiría traer más insumos de fuera de la región. Nosotros no estamos de acuerdo en que sea más bajo que esto", indicó, antes de apuntar que con base exclusiva en el costo neto, una cifra de 50% es factible.

Por su parte, Oscar Albín, director de la Industria Nacional de Autopartes (INA), comentó que Japón propone una regla de 30% debido a que la mayoría de recambistas y fábricas de automóviles niponas utilizan materias primas de países fuera del TPP. "Definitivamente 30% no es algo con lo que nosotros podemos vivir", remarcó el dirigente.

Las negociaciones entre los ministros de Comercio de los 12 países se extendería desde Japón hasta Chile, y cubriría 40% de la economía mundial.