El gobierno ruso ha puesto en marcha, mediante su programa de Desarrollo de la Industria y aumento de la competitividad, un plan de subvenciones al sector automoción hasta 2016, por un importe de 270.700 millones de rublos (5.923 millones de euros).

Esta iniciativa recoge ayudas para apoyar a los fabricantes de automóviles con subvenciones que sirvan para compensar sus costes en diferentes áreas de negocio.

El primer eje de las subvenciones públicas se centrará en incentivar las actividades de I D de las empresas del sector, con una dotación presupuestaria de 2.500 millones de rublos (54,7 millones de euros) en 2014; 2.700 millones de rublos en 2015 (59 millones de euros); y 2.900 millones de rublos (63,4 millones de euros) en 2016.

Asimismo, las firmas que utilicen de forma intensiva las fuentes energéticas percibirán 5.900 millones de rublos este año (129 millones de euros), además de 6.300 millones de rublos (137,8 millones de euros) en 2015 y 6.800 millones de rublos (148,7 millones de euros) en 2016.

Este plan trienal contempla, a su vez, subvencionar los esfuerzos a la adaptación de sus vehículos a las nuevas normativas sobre emisiones Euro, con 25.200 millones de rublos (551 millones de euros) en 2014; 27.000 millones de rublos (590 millones de euros) en 2015; y 29.000 millones de rublos (634 millones de euros) en 2016.

Finalmente, los fabricantes de vehículos podrán optar a ayudas estatales por el mantenimiento de los puestos de trabajo en el país. Estas subvenciones se repartirán en 50.400 millones de rublos (1.102 millones de euros) en el presente ejercicio; 54.100 millones de rublos (1.183 millones de euros) en 2015; y 57.900 millones de rublos (1.266 millones de euros) para el año 2016.