Después de anuncio de Toyota Venezuela de paralizar de forma indefinida sus operaciones a partir del 13 de febrero por falta de material de ensamblaje, se encuentran en riesgo cerca un destacado número de empleos en la industria automoción de todo el país.

"Queremos que usted, presidente Nicolás Maduro, junto con los ministros de Trabajo, de Industrias y de Comercio nos escuchen antes de que se continúen ejecutando políticas que pueden dejar sin empleo a más de 80.000 venezolanos", expresó la Federación Unitaria de Trabajadores y Trabajadoras Automotrices, Autopartes y Conexos.

Los trabajadores señalan que están preocupados porque la industria automotriz "está paralizada". Afirman, asimismo, que las 71.753 unidades que se produjeron en 2013 (31,06% menos que en 2012, según la Cámara Automotriz de Venezuela), reflejan el segundo peor año del sector en el país, solo superado por los 49.580 vehículos fabricados en 2003.

Toyota Venezuela paralizó sus operaciones de forma indefinida el 13 de febrero por falta de material. "Nos encontramos en una situación sumamente difícil por diferentes causas ajenas a nuestra voluntad, que afectan la continuidad operacional debido al faltante de piezas", confesó la empresa en un comunicado enviado a los trabajadores de la planta de Cumaná el 5 de febrero.

Inicialmente, anunciaron, durante las primeras dos semanas de parada de producción (hasta finales de febrero), Toyota garantiza el pago del salario básico y de beneficios contractuales asociados.

En lo sucesivo, advierten a continuación, se informará a los empleados sobre las propuestas que puedan surgir para afrontar la delicada situación y garantizar la supervivencia de la compañía.