“El nuevo proyecto de distribución de recambios de Audi-Volkswagen al final se traduce en la cancelación de las cuentas a sus competidores, miles de recambistas, e intentar tener un monopolio para conseguir un mercado cautivo perjudicando a los consumidores propietarios de estos vehículos”, según acaba de anunciar Ancera en un comunicado oficial.

En opinión de la patronal, “tanta presentación de un nuevo proyecto en Motortec ante la prensa se reduce a conseguir un monopolio en el mercado de recambios”.

Desde Ancera ya están enviando toda la documentación a sus abogados expertos en Competencia para analizar la situación. También anuncia la asociación su intento de ponerse en contacto con la Dirección de Posventa del Grupo Audi-Volkswagen, “sin mucho éxito por el momento”, declara en el comunicado.

“Creemos que unas marcas de tanto prestigio no necesitan de estas acciones para competir en el mercado, y mucho menos tras los escándalos del 'dieselgate' y de la enorme sanción de Competencia por acuerdo de precios”, subrayan desde Ancera.

La Asociación también anuncia que está preparando una comunicación al público y a la prensa generalista, además de ir informando de lo que vaya ocurriendo, ya que Ancera entiende que “es una infracción grave a la competencia”.