Atarvez (Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos de Zaragoza), ante el inicio de la Operación Salida de verano, quiere hacer llegar los siguientes consejos sobre los puntos a tener en cuenta en el automóvil antes de salir a la carretera.

Una buena puesta a punto es fundamental para evitar desagradables sorpresas estas vacaciones. Una visita con suficiente antelación al taller de confianza legalmente autorizado, nos garantizará un viaje perfecto.

Recalcan la antelación porque estas son las fechas en que el taller está más ocupado y demorar la visita puede llevar a que nos lo encontremos lleno el día que pensábamos o no dé tiempo real de realizar alguna reparación que sea necesaria.

Neumáticos: nuestro punto de contacto con el suelo. Ante todo debe primar la seguridad. Todos los neumáticos deben estar en perfectas condiciones sin grietas ni golpes y por supuesto con el dibujo suficiente (min 1,6 mm.) Además el alineado de la dirección y el contrapesado de todos ellos garantizan su durabilidad. No olvidemos revisar la presión y comprobar el buen estado de la rueda de recambio.

Motor: ante un desplazamiento largo, una buena revisión es importante. Que el motor disponga de todos sus fluidos en perfecto estado depende de evitar una costosa avería. El aceite debe estar en su nivel y los filtros, tanto el de aceite, el de aire y el de combustible también deben revisarse o ser sustituidos. Otro punto muy importante es el refrigerante del motor. Las temperaturas muy altas y los esfuerzos a los que se va a ver sometido por los desplazamientos largos hacen que el líquido refrigerante sea vital. Hay que revisar su estado y que no se presenten fugas en el circuito. Se recomienda su renovación cada dos años ya que va perdiendo sus propiedades y su capacidad de refrigeración. La mayoría de motores modernos trabajan en una zona de 100 grados cent. Así que es importante tener en cuenta este punto.

Frenos y suspensión: de poder parar a tiempo y con seguridad dependemos de estos dos elementos. Ambos deben estar sin discusión ninguna en perfecto estado. En cuanto a los frenos, no deben presentarse ruidos ni vibración al frenar, ni fugas del líquido hidráulico del sistema por ningún sitio.

En cuanto a la suspensión, unos amortiguadores en mal estado o que presenten fugas nos pondrán en un grave aprieto en una situación de emergencia o un imprevisto, alargando considerablemente la frenada o llegando a hacernos perder el control del vehículo. Un punto muy a tener en cuenta si nos desplazamos cargados o arrastramos un remolque o caravana.

Climatización: con el calor, el aire acondicionado se vuelve imprescindible. Conducir sin él conlleva una fatiga que hace que perdamos reflejos, así que no solo se trata de confort. Revisar la carga de gas del equipo y sustituir el filtro de habitáculo nos garantiza un buen funcionamiento.

Iluminación: aunque dispongamos de más horas de luz, toda la iluminación del vehículo debe estar en perfecto orden de funcionamiento. Es la manera de comunicación con el resto de conductores. Hay que ver y ser visto.

Planificación: realizar una previsión de nuestro viaje cuesta un momento y nos ahorra problemas. Mirar el tiempo, el estado del tráfico, donde podemos parar y cuánto nos va a costar llegar, son operaciones que hoy se pueden hacer desde nuestro teléfono móvil. Unos pocos minutos dedicados a esta tarea, también son importantes.