El presidente de la Asociación del Automóvil del Principado de Asturias (Aspa), Rogelio Cuesta, entiende que “todos los usuarios deberían preocuparse más por la edad y el mantenimiento de sus vehículos”, pero observa que la crisis económica “ha afectado a todos los bolsillos”, recoge ElComercio.es.

Ante esta situación, Cuesta hace un llamamiento al Gobierno del Principado para que los centros de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Asturias sean “más exhaustivos” a la hora de examinar los coches, no sólo haciendo hincapié en gases y ecología, sino también en elementos clave para la seguridad como, por ejemplo, los amortiguadores o las suspensiones.

Igualmente, el responsable cree que las ITV también deberían cooperar en la lucha contra los talleres clandestinos, “pidiendo a los propietarios de vehículos una factura o certificado de reparación de un taller profesional, homologado por Industria”, al igual que se hace en otras comunidades autónomas.