Alphabet y la Universidad Politécnica de Madrid han promovido un estudio para conocer la percepción que la comunidad universitaria tiene de este tipo de movilidad. El centenar de usuarios participantes, que en su amplia mayoría se han mostrado satisfechos con la experiencia que les ha proporcionado el uso del vehículo eléctrico, destaca como aspectos negativos la autonomía y la fiabilidad.

Este estudio se enmarca dentro de los acuerdos de colaboración que Alphabet ha adquirido con varias universidades españolas, como las de Granada, Málaga o la Autónoma de Barcelona, y que se engloban dentro del Foro de la Movilidad, una iniciativa puesta en marcha para investigar, analizar y definir las necesidades de movilidad de los españoles, informan nuestros compañeros de Vehiculoprofesional.info.

Durante tres meses, los estudiantes y trabajadores de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la UPM han podido conocer y testar las ventajas de la movilidad eléctrica gracias a Alphabet, compañía de renting, gestión de flotas y movilidad corporativa, que ha cedido un vehículo eléctrico BMW i3 y ha dotado al campus con un punto de carga para la elaboración de un estudio que pretende conocer la percepción y aceptación de la comunidad universitaria de la movilidad eléctrica. De los datos obtenidos entre los más de 100 participantes se concluye que el 90% de ellos se sienten satisfechos con este tipo de vehículos.

“Range Anxiety“ es el término que se utiliza para describir la sensación que el usuario experimenta ante la posibilidad de quedarse sin batería en un coche eléctrico. Y aunque cada vez es más habitual encontrar puntos de carga, tanto públicos como privados, esta es una de las principales barreras de la movilidad eléctrica que detectan los usuarios. De hecho, un 50% de los participantes en el estudio declara que les preocupa mucho. Además, el 46% han dejado de hacer algún viaje que tenían planeado por este motivo.