La empresa danesa Borg Automotive, propiedad del conglomerado industrial Schouw & Co., establecerá un nuevo sitio de producción en Polonia para satisfacer la creciente demanda de piezas remanufacturadas. En los últimos años, este mercado europeo ha crecido aproximadamente un 7% anual.

“Este desarrollo abarca una amplia gama de industrias que se han dado cuenta del valor de la economía circular. Se basa en principios de sostenibilidad, también desde una perspectiva socio-económica”, explica Kim Kruse Andersen, CEO de Borg Automotive. “Como proveedor de piezas remanufacturadas para la industria del automóvil, hemos sido parte de este desarrollo durante varios años. Nos enfrentamos a un futuro donde la cantidad de automóviles en las carreteras continuará aumentando, así como el kilometraje medio. Cada automóvil necesita mantenimiento, lo que significa que cada vez más reconocen la importancia de las piezas remanufacturadas”.

Actualmente, Borg Automotive tiene instalaciones de producción en Dinamarca, Bélgica, Inglaterra y Polonia, donde fabrica arranques, alternadores, calibradores de frenos, compresores de aire acondicionado, válvulas EGR y columnas de dirección, bombas y bastidores. Para satisfacer la creciente demanda de estas piezas remanufacturadas, la compañía construirá ahora una nueva fábrica al sureste de Varsovia, en la ciudad de Lublin.

La capacidad de producción de nuestra fábrica actual en Polonia está casi totalmente utilizada. Trabajamos con pronósticos a 15 meses y proyectamos que nuestra fábrica actual alcanzará su capacidad máxima en 2019. Esta es la razón por la que hemos estado trabajando en un plan para aumentar nuestra capacidad, que ahora comenzaremos”, indica Kim Kruse Andersen.

El fábrica actual de Borg Automotive en Polonia emplea a 1.300 personas y tiene su sede en la ciudad de Zduńska Wola, al suroeste de Łódź, en el área central de Polonia. Debido a las limitaciones de espacio, no se puede ampliar en esta área y la región casi ha alcanzado el pleno empleo. Por lo tanto, la compañía danesa considera que Lublin, la novena ciudad más grande de Polonia, es un lugar más adecuado con grandes posibilidades para una mayor expansión en el futuro.

En palabras de CEO de Borg Automotive, “estamos muy satisfechos con el rendimiento de nuestra fábrica actual en Polonia. Nuestros empleados polacos son expertos y eficientes, y el nivel salarial en Polonia sigue siendo considerablemente más bajo que en la mayor parte de Europa occidental. Estamos familiarizados con el país y sus posibilidades, por lo que fue una opción natural para nosotros expandir nuestras operaciones aquí. Sin embargo, debemos distribuir nuestros riesgos para asegurarnos de que no estableceremos una nueva fábrica sin empleados”.

Borg Automotive establecerá su presencia en Lublin en las instalaciones existentes, utilizadas para la producción industrial en el pasado, por lo que se acorta el tiempo de aprobación de las autoridades polacas. Esto significa que la nueva fábrica puede estar operativa en el primer trimestre de 2019, inicialmente con unos 50 empleados.

Según el CEO de Schouw & Co., Jens Bjerg Sørensen, la necesidad de expansión es una señal muy positiva. “La remanufactura en general, y en concreto la de piezas de automóviles, tiene un gran potencial. Como propietarios, es nuestra responsabilidad apoyar el crecimiento de Borg Automotive actuando de manera rápida y resuelta antes de que nuestra capacidad actual alcance su límite. Queremos invertir tanto en crecimiento orgánico como a través de adquisiciones, de forma que invertir en una nueva fábrica fue una decisión fácil para nosotros junto con Borg Automotive”.