Bosch es uno de los primeros proveedores de equipos de taller que incorporan la nueva interfaz de diagnosis basada en Ethernet (DoIP). Además de todas las interfaces comunes utilizadas hasta el momento, la nueva generación de comprobadores de taller Bosch KTS -los módulos KTS 560 y KTS 590 o el tester compacto KTS 350- también podrán utilizarse en los futuros vehículos, gracias a su compatibilidad con esta interfaz.

Además, la nueva generación KTS está equipada con la “Interfaz PassThru” mejorada, que permite utilizar, como es habitual, los portales web de los fabricantes de vehículos a la hora de programar las unidades de control electrónico (ECU), acorde con la normativa Euro 5/6. También se ha mejorado el rendimiento de los nuevos KTS, incrementando la capacidad de la memoria y permitiendo el diagnóstico en paralelo de varias unidades de control. La compatibilidad con versiones anteriores asegura que la nueva generación de comprobadores pueda funcionar sin problemas con todos los dispositivos Bosch actuales y futuros existentes en el taller.

Los nuevos módulos de comunicación KTS 560 y KTS 590 están basados en el software de diagnosis ESI[tronic] 2.0 de Bosch. Además de todas las interfaces de vehículo habituales, también son compatibles con las futuras interfaces basadas en Ethernet (DoIP) y son capaces de comunicar en paralelo con varias unidades de control, posibilitando la utilización de los portales de los fabricantes de vehículos para el diagnóstico y reprogramación según la norma Euro 5. Además de la comunicación con el vehículo, es posible realizar mediciones de tensión, impedancia y corriente.

El KTS 590 incluye un osciloscopio de dos canales que no sólo muestra gráficas de tensión y corriente, sino que también permite su evaluación directa. Tanto el KTS 590 como el KTS 560 son capaces de medir las señales de todos los sensores y actuadores presentes en el vehículo. Además de la conexión USB 2.0, integra un hardware Bluetooth que permite el trabajo móvil en un PC.

Por su parte, el compacto y portátil KTS 350, con su pantalla táctil de 10 pulgadas, proporciona todas las posibilidades de diagnosis de la nueva generación KTS. Compatible con todas las interfaces de los vehículos más comunes, incluyendo los más nuevos basados en Ethernet, está equipado con el optimizado “PassThru Interface” para la diagnosis y programación de las unidades de control a través de los portales de los fabricantes de vehículos. El dispositivo viene con el software de taller Esitronic 2.0 preinstalado, un procesador más potente, cuatro gigabytes de memoria RAM y un disco SSD de 256 gigabytes, en combinación con el actual sistema operativo Windows 10.

Finalmente, la DCU 100, la tablet de 10 pulgadas para aplicaciones móviles del taller, ha sido equipada con un procesador más potente. En lugar de un disco duro convencional, ahora cuenta con un disco de memoria sólida, SSD, de 256 gigabytes y cuatro gigabytes de memoria RAM, el sistema operativo Windows 10 y puertos USB 3.0. La DCU 100 también viene con el software para talleres ESI[tronic] 2.0 preinstalado. La conexión de aparatos de diagnosis KTS se establece por medio de un módulo inteligente Bluetooth de alto rendimiento. En combinación con el módulo KTS 560, Bosch suministra también la DCU 100 como la solución de paquete completo KTS 460.