Para Bosch, el funcionamiento perfecto de las luces del vehículo tiene la máxima prioridad. Por ello, en su actual programa de iluminación, propone una amplia oferta para la gran mayoría de vehículos y las lámparas adecuadas para todos los faros y luces, desde 6 V hasta 12 y 24 V, sin olvidar las lámparas de descarga de xenón.

Actualmente, las lámparas para automóvil se dividen en dos grandes grupos. En primer lugar, las halógenas están basadas en un filamento de tungsteno que alcanza una temperatura de 3.000º C en incandescencia dentro de un bulbo lleno de gases nobles y halógenos. Por su parte, las lámparas de xenón no disponen de filamento, sino que la luz proviene de un arco creado entre dos electrodos que se ilumina mediante una descarga de gas Xenón excitado por un cebador electrónico.

Las diferentes líneas de lámparas comercializadas por Bosch Automotive Aftermarket permiten responder a todas las necesidades del consumidor final. Así, las lámparas Xenón Blue y Ultra White tienen una temperatura de color más alta, y son de un tono más blanco que las halógenas, proporcionando una mejor luz y una mayor intensidad. Esto es el resultado de la reducción del tamaño del filamento de tungsteno, de forma que la fuente de luz se reduce a un punto y se concentra a través del reflector en la carretera con mayor precisión.

En consecuencia, el conductor gana comodidad durante la conducción por la noche y en malas condiciones de visibilidad. Este resultado se basa en un fenómeno físico relacionado con el ojo humano, por el cual en la oscuridad detectamos más fácilmente la luz azul. Estas lámparas están cubiertas con una fina película azul que reduce los componentes rojos de la luz, mostrándose así más blanca, es decir, acercándose a la luz del día.

Por su parte, el efecto "Plus" de la nueva gama halógena Plus 30, 50, 90 y 120 es el resultado de una luminosidad mejorada y de una geometría más precisa del filamento. Para estas lámparas, también la fuente de luz se reduce a un punto y se concentra en la carretera a través del reflector con mayor precisión. El rendimiento mejorado también se debe a temperaturas más elevadas.

Las ventajas de la tecnología Xenón frente a la halógena son, según Bosch, una mayor temperatura de color y una vida útil especialmente larga para un menor consumo de energía (a menudo más larga que la vida del vehículo), una mayor eficiencia y una máxima resistencia a las vibraciones, ya que no hay filamentos.