Los talleres mecánicos clandestinos siguen con su 'reto' de burlar la vigilancia a la que son sometidos en la provincia de Castellón, especialmente en aquellos municipios provistos de amplios polígonos industriales.

Así, en ellos han encontrado un hábitat apropiado para proceder a los trabajos que denominan como campas móviles de reparación de vehículos, sustituyendo a los locales fijos.

El presidente de Astrauto (Asociación de Talleres Reparadores de Automóviles y Otros de Castellón), Julio del Rosal, recalca en este sentido que “el asunto de la clandestinidad es una de nuestras prioridades a la hora de denunciar y ponerlo en manos de las autoridades y, desde luego, este problema se añade a los que ya venimos denunciando”.

Estos talleres móviles o campas, que también son reutilizadas para el desguace de coches, furgonetas y motos, se montan y desmontan en una misma jornada y “es por vía telefónica como se suelen comunicar con sus clientes”, con los que acuerdan el lugar de depósito del vehículo durante el tiempo que dura la reparación.

En casi la totalidad de los casos obedece a labores de mantenimiento, como es el caso de la corrección de niveles, ajustes, cambios de neumáticos o reconocimientos de pre ITV.