GS Autobat - Grupo Silvestre, distribuidor de Bosch, ha visitado, junto con 30 de sus mejores clientes (tiendas y talleres), la fábrica de filtros de Bosch en Aranjuez (Madrid) para conocer de primera mano las competencias de la compañía alemana en este negocio y las nuevas tendencias del mercado en productos para la filtración.

La jornada, celebrada el pasado 26 de octubre, comenzó con una presentación técnico-comercial en la que se dedicó especial atención a la importancia de una filtración eficaz en el vehículo, así como una argumentación de la mayor calidad de la marca Bosch y, en concreto, de su gama de filtros. La charla dio paso hubo una visita guiada a las líneas de fabricación y a los laboratorios de ensayos y pruebas de filtros.

Durante más de 85 años, los filtros Bosch han asegurado el funcionamiento suave de los motores. Desde que iniciara su fabricación en 1930, las exigencias de la calidad de estos productos han ido incrementándose continuamente de forma paralela al desarrollo de la tecnología de los motores. En 1936, Bosch empezó a utilizar, por primera vez, un papel especial para sus filtros, material que fue objeto de mejoras continuas y sigue utilizándose todavía en la actualidad, gracias a su eficaz efecto de filtrado.

A día de hoy, Bosch fabrica filtros que se adaptan a todos los tipos de motor, como los destinados a los sistemas de inyección Common Rail, la moderna tecnología diésel que tiene unas exigencias muy altas en cuanto a la calidad de filtrado. Una filtración precisa y fiable, junto con los sistemas de separación de agua, son esenciales para proteger las bombas, los inyectores y las válvulas del sistema de inyección, que se fabrican con una precisión de hasta una milésima de milímetro.