El calor, la humedad y el desgaste a lo largo de los años puede provocar que ciertas partes del coche se vayan deteriorando. Uno de estos elementos es la tapicería de las puertas. Aunque la mayoría de paneles de puertas están hechos ya de otro tipo de materiales que no necesitan ser tapizados, todavía llegan al taller vehículos con este tipo de reparaciones, recoge el Blog Ruta 401 de Loctite, que enumera 12 pasos para tapizar una puerta.

1. Desmontar los paneles de las puertas. Cada fabricante tiene un modo de fijar los paneles (tornillos, grapas, etc).

2. Desconectar los conectores de los componentes eléctricos , como pueden ser los altavoces, los mandos de elevalunas o las centralitas, entre otros.

3. Sacar el cable de la manija de apertura. Se debe ser cuidadoso en este punto, ya que el soporte del cable suele ser de plástico y es propenso a romperse si se tira de él con demasiada fuerza.

4. Una vez que el panel esté desmontado, llevarlo a un banco de trabajo en el que se pueda trabajar en la pieza de una forma cómoda.

5. Quitar el tapizado en mal estado. Para ello, hbrá que quitar las manijas de las puertas y todos aquellos componentes que sean necesarios. Muchos fabricantes adhieren el tapizado al panel de la puerta mediante la soldadura de unos pivotes de plástico. En estos casos, habrá que cortarlos con cuidado y emplear una herramienta de corte adecuada.

6. También es posible que haya que desmontar el asidero (en función del modelo del coche). Normalmente va fijado mediante tornillos o soldadura.

7. Una vez que el panel esté aislado, proceder a retirar la tela defectuosa y limpiar los restos sobrantes. Para ello, se puede usar Teroson VR 20, para retirar restos de suciedad de una pieza antes de usar un adhesivo sobre ella.

8. Cuando el panel esté totalmente limpio, se procede a preparar la nueva tela y a aplicarle cola para pegarla al panel. Una cola de contacto en spray para esta aplicación es Teroson VR 5000.

9. Transcurrido el tiempo recomendado por el fabricante, se puede empezar a pegar la tela. Lo mejor es hacerlo del centro hacia afuera. A medida que se vayan llegando a los extremos, es importante mantener la tela estirada para conseguir un buen resultado. Dependiendo del modelo del tapizado, es mejor dejar colocado el asidero, si no se coloca más tarde.

10. Llegados a este punto, hay que cortar la piel o tela sobrante con una herramienta de corte adecuada.

11. Con ésto ya estarían tapizadas las puertas. Ahora habrá que iniciar el montaje del panel. Si va unido a la puerta por tornillos, su montaje no representará dificultad. Sin embargo, si va unido mediante soldadura, se tendrá que soldar de nuevo.

12. Por último, se procede al montaje final, acoplando para ello el cable de manija, asidero y el resto de conexiones que se haya tenido que quitar previamente.