El grupo Akka Technologies ha superado sus previsiones de ingresos por cuarto año consecutivo con una facturación de 1.300 millones de euros, lo que supone un aumento del 18,9% respecto a 2016. Además, la firma ha conseguido alcanzar en 2017 los propósitos planteados para 2018 con un beneficio operativo superior a 95 millones de euros, un 20% mayores en comparación con las cifras de 2016.

Este aumento se debe al fuerte impulso de las actividades en el área movilidad que han permitido a Akka Technologies conseguir un crecimiento orgánico del 8% en 2017.

Por otro lado, la compañía ha dado a conocer el Plan estratégico “Clear 2022, en el que la conectividad, autonomía y diseño electrónico serán los conceptos clave que marcarán la actividad del Grupo en los próximos años. La compañía colabora con importantes fabricantes del sector de la automoción para diseñar los sistemas avanzados de última generación en asistencia al conductor.

Gracias al 'know-how' del Grupo en integración y validación de sistemas electrónicos, hardware, sensores y software, Akka trabaja en el pre-desarrollo de una nueva generación de sistemas de controladores avanzados para el automóvil. Además, está implementando nuevas características para mejorar el sistema de asistencia para el estacionamiento conectado.

AKKA Technologies presentó en la Feria Tecnológica CES Las Vegas 2018, el pasado enero, su proyecto de cabina de mando del futuro para vehículos conectados. AKKA aseguró la integración de todos los componentes a bordo y diseñó la estructura mecánica contribuyendo al desarrollo del concepto 'Smart Life on Board'.