El Comité Ejecutivo de Continental ha decidido emprender uno de los mayores cambios organizativos en la historia de la compañía, con el fin de aprovechar al máximo el nuevo potencial de expansión en las áreas futuras clave de la movilidad. La decisión implica la creación de una estructura de holding de Continental bajo la nueva marca paraguas "Continental Group".

Esta estructura de holding contará con el respaldo de tres sectores comerciales: "Continental Rubber", "Continental Automotive" y "Powertrain", cuya estructura corporativa y nombres se utilizarán a partir de 2020. Este cambio debe ser aprobado por el Consejo de Supervisión de Continental AG, así como la transformación de la división Powertrain en una entidad legal independiente con un nuevo nombre y administración para principios de 2019. Esta nueva empresa cotizará en Bolsa a partir de mediados de 2019 y será Andreas Wolf quien asuma la responsabilidad.

Powertrain continuará a cargo de todos los negocios futuros que involucren sistemas de propulsión híbridos y eléctricos y todas las actividades actuales de baterías, además del negocio de motores de combustión. Esto incluye, por ejemplo, la 'joint venture' para sistemas de baterías de 48 voltios. Al mismo tiempo, Continental está preparando una OPV parcial para la nueva compañía de Powertrain, que podría tener lugar a mediados de 2019. Sin embargo, Continental no planea ceder el control del negocio de esta división a mediano o largo plazo.

Por su parte, las divisiones actuales “Chassis & Safety” e “Interior” se reorganizarán para principios de 2020. Se convertirán en dos áreas comerciales bajo los nombres de "Autonomous Driving Technologies" y "Vehicle Networking Technologies", englobadas en “Continental Automotive”. En su nuevo negocio automotriz (sin la división Powertrain), la compañía espera aumentar las ventas de aproximadamente los 19.000 millones de euros en 2017 a los 30.000 millones en 2023.

El área de negocio “Autonomous Driving Technologies” comprenderá la conducción automática y autónoma, así como todas las funciones del chasis, incluyendo, por ejemplo, el frenado electrónico e hidráulico, la estabilidad y el control del chasis, y la suspensión neumática electrónica. Por su parte, el área comercial de “Vehicle Networking Technologies” se ocupará de la conectividad interna del vehículo y de la externa con otros vehículos e infraestructuras de tráfico.

Ambas áreas contarán con el respaldo de la nueva función de Investigación y Desarrollo de Automoción recientemente creada. En las dos nuevas áreas de negocio habrá aproximadamente 17.000 ingenieros adicionales.

En cuanto a las divisiones actuales, Tires ("Tyre Technologies" en el futuro) y ContiTech, éstas conservarán su estructura organizativa independiente. Sus resultados comerciales serán informados en el futuro a la división “Continental Rubber”.

"Este es un día histórico para Continental", ha declarado Elmar Degenhart, CEO de Continental. “Nos dirigimos hacia el futuro de la movilidad a toda velocidad. Nuestra probada preparación y capacidad de cambio nos brindan una ventaja competitiva sobresaliente que queremos utilizar al máximo. Nuestra realineación nos hará excepcionalmente flexibles y ágiles. Estamos creciendo para cumplir con los próximos desafíos, siendo competitivos ahora y en el futuro. Esto continúa requiriendo excelencia pionera e innovadora. Con esta alianza, estamos abriendo perspectivas nuevas y prometedoras para nuestros clientes, empleados, inversores y todos los demás interesados”.