En los últimos años, los defectos graves detectados en los vehículos en la Inspección Técnica de Vehículos han crecido de forma preocupante, y motos y ciclomotores no han sido una excepción. Sólo el pasado año 2016 los fallos graves que tenían que ver con el sistema de alumbrado e iluminación aumentaron en España un 3,1%, hasta alcanzar la cifra de 97.466, según los datos del Ministerio de Industria recogidos por la marca de iluminación para el automóvil Philips, comercializada en nuestro país por Lumileds.

“Los fallos graves en el sistema de iluminación y alumbrado de motos y ciclomotores deben preocuparnos a todos. Más si cabe cuando la máxima de ‘ver y ser vistos' tanto de noche como de día en carretera es aún más importante para este tipo de vehículos, más vulnerables mientras circulan. De ahí la importancia de realizar un mantenimiento periódico de las luces y demás componentes del sistema para evitar poner en riesgo nuestra seguridad”, señala Juan Sologuren, director de Lumileds Luxeon de Iberia.

Según los mismos datos del Ministerio, en Extremadura los defectos graves de motos y ciclomotores en las estaciones de ITV prácticamente se doblaron en 2016 al registrar un incremento del 98,1%, mientras que en La Rioja aumentaron un 77% y en Baleares un 41,3%. Por detrás de estas comunidades, se situaron las motos y ciclomotores de Canarias ( 26,5%) y País Vasco ( 17%).

En el lado opuesto, los vehículos a motor de dos ruedas de Ceuta (-25,2%), Asturias (-12%), Andalucía (-10%), Melilla (-4,2%) y Aragón (-1,3%) vieron cómo los defectos graves caían respecto a 2015. Además, motos y ciclomotores de Cataluña ( 1,3%) y Galicia ( 2,1%), si bien experimentaron un incremento en los fallos graves detectados en el sistema de alumbrado e iluminación en la ITV, éstos lo hicieron por debajo de la media nacional.

En cuanto a los defectos leves, también crecieron en el conjunto del territorio nacional (un 3,5%), destacando el incremento en Extremadura ( 133%) y Melilla ( 107%), en Cantabria ( 34,1%), La Rioja ( 29,3%) y País Vasco ( 23,9%). Por su parte, Ceuta (-26,9%), Andalucía (-17,4%), Castilla-La Mancha (-10,5%), Murcia (-1,0%) y Castilla y León (-0,3%) fueron las únicas autonomías en las que los defectos leves registraron caídas frente a 2015.

Por otro lado, teniendo en cuenta el número de motos y ciclomotores que se sometió a la inspección técnica de vehículos en 2016, los datos señalan que cada 100 vehículos de dos ruedas que pasó la ITV el año pasado en España sumaban 9,7 defectos graves. Por comunidades autónomas, este ranking estaría liderado por Melilla, donde se registraron 15,4 defectos graves por cada 100 motos y ciclomotores que pasaron la ITV en 2016. A continuación, se situaría Cantabria (13,6), Galicia (13,3), Andalucía (12,2), Aragón y Madrid (ambas con 11,3 fallos graves).

En el lado contrario, se situarían las motos y ciclomotores de Ceuta (4,9 defectos graves cada 100 vehículos inspeccionados), Comunidad Valenciana (5,1), Castilla-La Mancha (5,9), Navarra (6,1), La Rioja (7,1) y País Vasco (7,1). Extremadura, Murcia y Castilla y León también estarían por debajo de la media nacional en cuanto al número de fallos por cada 100 vehículos de dos ruedas que pasó la ITV en 2016.