Daimler ha firmado un acuerdo con los trabajadores para fabricar componentes y baterías de vehículos eléctricos en la fábrica de Mercedes-Benz en Untertuerkheim, cerca de Stuttgart, además de motores de combustión, transmisiones y ejes, informa la agencia Reuters.

Untertuerkheim opera a plena capacidad, pero los 19.000 trabajadores de la planta exigieron garantías de que los puestos de trabajo estarían garantizados, ya que la industria del automóvil se dirige hacia la producción de eléctricos, que tienen menos componentes que los vehículos diesel o de gasolina.

Los trabajadores de Untertuerkheim fueron este mes a la huelga, lo que llevó a la cancelación de los turnos de horas extraordinarias para hacer el nuevo modelo Mercedes-Benz E-Class y obligar a abordar las conversaciones. Como parte del acuerdo, Untertuerkheim se convertirá en un centro de competencia para integrar el tren eléctrico en producción, e incluirá una instalación de producción de baterías, además de las plantas de Kamenz y Beijing.

El acuerdo crea más de 250 nuevos puestos de trabajo en el campo de la producción de vehículos eléctricos, señalan desde Daimler. Los módulos de transmisión para vehículos eléctricos se montarán en Untertuerkheim y se suministrarán a otros lugares como la planta de turismos Mercedes-Benz en Sindelfingen.

El pacto laboral incluye cambios en los turnos de la planta y medidas flexibles de fuerza de trabajo, así como garantías de que Mercedes-Benz desarrollará en Untertuerkheim un centro de competencia para probar prototipos de propulsión eléctrica. Para el año 2025, los vehículos completamente eléctricos representarán entre el 15% y el 25% de las ventas unitarias totales de Mercedes-Benz.