Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han hallado un desguace en Marbella en el que se encontraban numerosos vehículos y piezas desmontadas, tales como motores, radiadores, amortiguadores, neumáticos usados, etcétera.

Examinado el lugar, los guardias civiles observaron derrames de combustible y otros residuos peligrosos, por lo que levantaron acta de inspección in situ, informó la Benemérita.

Tras realizar las gestiones, se determinó que estos vehículos y los residuos peligrosos eran supuestamente trasladados, una vez que se extraían las piezas, a la provincia de Cádiz, donde una empresa realizaba las correspondientes certificados de destrucción y la baja de los coches.

Esta actividad carecía, entre otras, de la correspondiente autorización ambiental, de la licencia municipal de apertura, así como de permiso para la gestión de residuos peligrosos, por lo que los agentes han procedido a denunciar las supuestas irregularidades.