Algunos automóviles son sustentables de ser impulsados por energía eléctrica, solar, o incluso con agua. Pero la diseñadora industrial Yi-Wen Tseng apreció en las flatulencias de las vacas la mejor manera para cuidar el medio ambiente.

 

Mediante el uso de la impresión en 3D, la diseñadora taiwanesa emuló el sistema digestivo de las vacas (4 estómagos) y aprovechó la descomposición de los residuos orgánicos para hacer funcionar el automóvil 'Digestive Car' (Coche Digestivo).

El 'Digestive Car', presentado en el Festival de Diseño de Londres, funciona eliminando el gas acumulado, tras la ingesta de hierba. Finalmente se crean residuos para abono, que serán utilizados en la agricultura.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/becBnQiOKgo" frameborder="0" allowfullscreen ]