Una de los aspectos que sorprendieron cuando Elon Musk anunció el pasado mes de mayo su proyecto para construir baterías caseras para almacenamiento de energía eléctrica fue su precio: 3.500 dólares (unos 3.225 euros) y no los 10.000 dólares (9.214 euros, aproximadamente) que apenas unos días antes aventuraban los medios, dice 'El Confidencial' en un artículo que les adjuntamos íntegro.

 

Es una realidad que las baterías de ión litio llevan ya tiempo bajando de precio, y lo más probable es que la tendencia continúe. Si efectivamente esto sigue así, los vehículos eléctricos serán capaces de competir con los de combustible en un futuro no muy lejano.

La investigación, realizada por Björn Nykvist y Måns Nilsson, científicos del Instituto Medioambiental de Estocolmo, señala que el precio de producir paquetes de baterías para coches eléctricos cayó dramáticamente entre 2007 y 2014, alcanzando niveles inferiores de lo que esperaban incluso las previsiones más optimistas.